Ir directamente al contenido
El papel de España en el mundo

Ciclo

Ciclo de debate y análisis “El papel de España en el mundo”

Del 05 al 26 de abril de 2016

La Casa Encendida
Ronda de Valencia, 2
Madrid
28012
España

Sin olvidar los retos internos, el escenario internacional acapara buena parte de la atención. La crisis económica, el debilitamiento del proyecto europeísta, la crisis de refugiados, el cambio climático o el terrorismo yihadista señalan la necesidad de aunar esfuerzos multidimensionales y multilaterales, ya que ningún Estado dispone de medios suficientes para hacerles frente con ciertas garantías de éxito.

Todas las jornadas serán retransmitidas por streaming vía Periscope.

“Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí mismo y todavía no lo ha conseguido. El día que deje de intentarlo, volverá a ser la vanguardia del mundo.” Otto von Bismarck.

Vivimos en un mundo interconectado donde las respuestas y los foros de participación en la toma de decisiones son, cada vez, más globales. Precisamente son los asuntos exteriores los que tienen menor probabilidad de ser controlados, o ni siquiera influidos, por una potencia media como España. Por supuesto, no debe subestimarse la capacidad que tiene el país para dar forma a la política mundial desde su asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, su estatus de quinto Estado miembro de la Unión Europea, su participación en el G20 o su presencia en el espacio latinoamericano y mediterráneo. Pero, eso tampoco nos lleva a pensar que se puede aspirar a manejar los desafíos mundiales, ni las amenazas y los riesgos que nos afectan desde una capital nacional.

Otras regiones de interés para España están viviendo asimismo momentos delicados. La crisis sistémica que está experimentando la Unión Europea pone en duda incluso la totalidad del proyecto. En nuestra vecindad del sur y este del Mediterráneo (Magreb, Sahel y Oriente Medio) se siguen multiplicando los focos de conflicto y de subdesarrollo, sin que la llamada “primavera árabe” haya generado un balance positivo cinco años después de su arranque. En lo que respecta al otro lado del Atlántico, España deberá estar alerta a los cambios políticos que se están produciendo en América Latina, donde la educación, la cooperación para el desarrollo y la innovación cobran cada vez más protagonismo.

El pasado histórico de España lo convierte en intermediario privilegiado de dichas regiones, al igual que su posición geoestratégica. Acumula condiciones para desempeñar un liderazgo regional y global que no termina de concretarse, cuando vemos que no estamos presentes en los procesos de diálogo en Cuba, Venezuela o Colombia; que no sabemos responder a los flujos migratorios o que aun participando activamente en operaciones de mantenimiento de paz, somos el séptimo país exportador de armas.

La reputación y la confianza en un país son dos caras de la misma moneda. España cuenta con la capacidad suficiente para convertirse en un actor importante en esa globalización (en su condición de decimoprimera potencia mundial en lo que a presencia global se refiere). Depende de España, de su voluntad y de un ejercicio de compromiso y responsabilidad para con el resto del mundo encontrar su lugar en el complejo rompecabezas conformado por casi 200 Estados.

Dirigido a: personas que trabajan en el ámbito de las relaciones internacionales, paz y seguridad, acción humanitaria o cooperación al desarrollo y, en general, personas interesadas en conocer las principales claves del mundo globalizado.

Coordina: IECAH (Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria).

Logo IECAH

¡No te pierdas nada! Recibe nuestra

Newsletter

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter

Cargando...