Ir directamente al contenido
Plataformas tecnológicas para la economía colaborativa

Encuentros

Plataformas tecnológicas para la economía colaborativa

15 marzo 2017

19.00 - 21.00 h

La Casa Encendida
Ronda de Valencia, 2
Madrid
28012
España

Sala audiovisual

Cambiar lo urbano desde lo humano

¿Qué papel podría jugar la economía solidaria y el cooperativismo adaptados al ámbito digital? ¿El cooperativismo de plataforma puede convertirse en una alternativa a la economía colaborativa corporativa? ¿A través de la economía colaborativa logramos desmercantilizar la satisfacción de necesidades o profundizamos nuestra dependencia de nuevas formas de mercado?

Cooperativismo vs Corporativismo

Las oportunidades de conectividad que ofrecen las nuevas tecnologías, el contexto de crisis económica que progresivamente ha dificultado la satisfacción de necesidades dentro del mercado convencional o los cambios en los valores de los consumidores que dan mayor valor al acceso a bienes y servicios que a su propiedad han apuntalado la emergencia de la llamada economía colaborativa.

La economía colaborativa se ha convertido en un cajón desastre o un concepto bajo el cual se agrupan prácticas excesivamente heterogéneas. Bajo esta etiqueta convivien desde grandes plataformas que realizan una apropiación rentista de los procesos de cooperacion social (Airbnb o Uber, por ejemplo), que tienen ánimo de lucro, se financian con fondos de inversión de capital riesgo y en muchos casos sortean las regulaciones laborales y fiscales, hasta una constelación de iniciativas sociales descentralizadas, abiertas y cooperativas que tienen una explícita vocación de cambio social.

La dimensión transformadora de la economía colaborativa no va a ser una consecuencia imprevista, sino que debe sostenerse en prácticas conscientes que traten de impulsar una democratización extensa de las relaciones económicas y los profundos cambios culturales (expectativas, deseos, patrones de consumo…). Economías que tengan la equidad, la participación y la sustentabilidad como sustratos sociales, como demuestran algunas experiencias.

Ante los riesgos de fortalecer a las grandes plataformas donde compartir se pone al servicio de nuevos “nichos de mercado” o de la “organización empresarial” adaptada a las demandas de mayor autonomía personal y gustos más individualizados, ante los riesgos de fomentar un consumismo colaborativo, es posible oponer un modelo que democratice la economía digital, que atienda a los derechos laborales y tenga en cuenta sus implicaciones socioambientales.

¿Qué papel podría jugar la economía solidaria y el cooperativismo adaptados al ámbito digital? ¿El cooperativismo de plataforma puede convertirse en una alternativa a la economía colaborativa corporativa? ¿Logramos desmercantilizar la satisfacción de necesidades o profundizamos nuestra dependencia de nuevas formas de mercado?

Interviene: Ricard Espelt es estudiante en el programa de doctorando de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC) en el Internet Interdisciplinary Institute (UOC) con el proyecto de investigación "Consumo autogestionado en la era de la sociedad Red. El papel de las TIC en el consumo cooperativo de productos agroalimentarios". Colaborador en el grupo de investigación Dimmons (UOC), ha realizado el máster en SIC en la UOC y es licenciando en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Es, asimismo, consultor y coordinador académico en Ideograma, donde desarrolla el Doctorado Industrial.

Programación Ciclo Cambiar lo urbano desde lo humano Del 26 de marzo de 2015 al 05 de abril de 2017 Abrir/cerrar ciclo

¡No te pierdas nada! Recibe nuestra

Newsletter

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter

Cargando...