Ir directamente al contenido
Proyección ¿Qué tienes debajo del sombrero? y charla con Lola Barrera y Luis Sáez

Audiovisuales

Proyección ¿Qué tienes debajo del sombrero? y charla con Lola Barrera y Luis Sáez

02 diciembre 2012

11.00 - 14.00 h

La Casa Encendida
Ronda de Valencia, 2
Madrid
28012
España

Cuenta la vida de Judith Scott, una escultora norteamericana de 62 años a la que le llega el reconocimiento después de vivir 36 años en una institución psiquiátrica.

Tras la proyección, Lola Barrera y Luis Sáez desarrollarán una charla sobre ¿Qué tienes debajo del sombrero?, taller de arte para artistas con discapacidad intelectual, que se inició en 2008 en La Casa Encendida. “El Sombrero en La Casa”, acoge cada curso a 13 participantes. Se dirige a un perfil de artista, personas con experiencia y/o especial inclinación por las artes plásticas o visuales. Ofrece formación y diálogo con otros artistas. A lo largo del curso se elabora un calendario de artistas invitados, que participan en el taller aportando su experiencia y compartiendo su forma de trabajo. Álvaro Matximbarrena, Juan Ugalde, Dionisio Cañas, Elena Miró, son algunos de los artistas que han participado en el programa. “Cumple años La Casa Encendida y de su mano los cumple también Debajo del Sombrero. No es desacertado decirlo así, por encontrar en ese gesto, una actitud de acompañamiento confiado y amable que nos ha acogido a lo largo de estos cinco años de duración del proyecto.

Ha sido continuo el esfuerzo de La Casa Encendida por dotar de apoyos el proyecto, esperando y dándonos tiempo. El necesario para alcanzar una trayectoria y ganar una experiencia. Dar tiempo es otra gesto semejante al de llevar de la mano, porque da apoyo y respiro a la par. Y que haya sido así, nos descubre razones y sentidos, con sus significados por venir mucho tiempo después, ahora.

No podía ser más que desde la solidaridad, que un proyecto como el de Debajo del Sombrero, podía encontrar oídos y espacio a su desarrollo. No era posible en ese momento justificar un proyecto de arte que tuviese por escenario y actores fundamentales a personas con discapacidad intelectual con sus mundos tan en entredicho dentro de esta cultura nuestra.

El despliegue del proyecto hasta su decantación como proyecto de arte, tenía que venir precisamente de un lugar que lo librase de la tensión de tener que justificarse y ser juzgado, desnudado, expuesto. Y así, pasado este tiempo vemos que efectivamente las preocupaciones del proyecto, su idea y filosofía tenían cabida entre las preocupaciones del arte, quizá en razón de un orden nuevo de conciencia no solo social sino cultural, por el que la esfera de lo social pasa a ser materia de cuestionamiento para el arte también, para arrojar otros filos de conocimiento no habidos antes. La solidaridad se va declarando lentamente como llave de la cultura, mucho más cercana de lo que la imaginamos en un principio, hasta implicada en campos que nadie tendría como de su competencia. Llega anunciando con su estilo y sus formas, unos nuevos modos de comportarse la cultura, más amistosamente, recogiendo antes que despidiendo, al ofrecer el apoyo que antes no daba, y su respiro, a todo cuanto quedaba dentro ahogado o apunto de ahogarse por no recibir su aliento. Mundos enteros de cultura marginales a la cultura vigente comienzan a emerger, por obra de la solidaridad y la confianza, para traer consigo su palabra y ser vistos. Ascienden y nos van despertando la atención para mirar mirándonos, y encontrar en verdad, la sorpresa de ver no a los otros, a los necesitados de la solidaridad sino a nosotros también entremezclados”.

Debajo del sombrero

¡No te pierdas nada! Recibe nuestra

Newsletter

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter

Cargando...